CURSO

Curso “Pensamiento crítico en la investigación con perspectiva de género: Reflexiones y maniobras para desplazar/descentralizar la mirada” Proyecto InES Género UACh

  • 05 de abril 2024

La Vicerrectoría de Investigación, Desarrollo y Creación Artística y el proyecto InES “Conocimiento + género UACh”, tienen el agrado de informarles del curso “Pensamiento crítico en la investigación con perspectiva de género: Reflexiones y maniobras para desplazar/descentralizar la mirada”.

Esta capacitación estará a cargo del Centro de Investigaciones y Estudios de Género (CIEG) de la Universidad Autónoma de México (UNAM), y contará con la participación de las académicas Mtra. Patricia Piñones, Secretaria de Proyectos Estratégicos del CIEG y la Lic. Eréndira Cruz, Jefa del Departamento de Pedagogías Críticas y Restaurativas del mismo centro.

El curso está dirigido a académicas y estudiantes mujeres de post grado de la Universidad Austral de Chile, tiene una duración de 10 horas presenciales distribuidas de la siguiente manera: lunes 22 de abril y martes 23 de abril de 09:00 a 12:00 horas, miércoles 24 de abril de 09:00 a 13:00 horas, en salón del tercer piso, Casa Central, Independencia 631.

Para participar se solicita realizar la inscripción previa en el siguiente formulario: https://forms.gle/Yfmmz7EPwkLGv8fL9 con plazo máximo el viernes 12 de abril. El curso está pensado tanto para quienes tienen experiencia en perspectiva de género como para quienes la estén empezando a incorporar en sus investigaciones. Se entregará certificado de participación por parte del CIEG.

LANZAMIENTO DE LIBRO

Alejandra Castillo. Imagen, stasis. Coedición Ufro-Quilmes Presentación de libro, 17 de abril (11. 00 horas). Doctorado en Comunicación. Universidad de la Frontera.

Por: Mauro Salazar
  • 3 de abril 2024

Alejandra Castillo, es una filosofa feminista y autora de múltiples libros incidentales en nuestro panorama crítico-cultural. Es Dra. en Filosofía por la Universidad de Chile, académica de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación (UMCE-Chile) y profesora visitante del Doctorado en Comunicación UFRO-UACh. Actualmente es directora de la revista cultural Papel Máquina.

En el marco de la presentación de su nuevo libro, la autora nos recuerda que vivimos tiempos gravados por un “régimen escópico”. Hoy, todo parece brillar y desaparecer con la misma rapidez con que las imágenes pasan en las pantallas de los dispositivos portátiles. Superficie, rapidez e intercambilidad son las palabras que mejor describen el régimen que organizan las pantallas. Las imágenes comparecen una tras otras en los dispositivos portátiles en una superficie donde nada queda, donde nada se inscribe; sin embargo, superficies de extrema velocidad por las que “todo pasa” de acuerdo al comando algorítmico. “La temporalidad de las imágenes-pantalla es la del presente absoluto. Esta temporalidad amenaza con conquistar cada una de las zonas de la vida. Las imágenes hacen ver un cuerpo, constituyen un nuevo orden de dominio. ¿Cómo resistir a las imágenes?, ¿cómo alterar las imágenes? Hay imágenes que reproducen el orden hegemónico, hay otras que desvían e interrumpen”. Ese desvío e interrupción es la imagen stasis. Una corpo política es una política reticular; en su despliegue describe una red. En tal sentido, no se organiza solo en la proliferación de acciones en algún sentido familiares pero dispersas.

Para Alejandra Castillo, la condición farmacológica de la imagen se ve acentuada en lo que enferma en el dispositivo de control contemporáneo. En este, la imagen se mueve en la inmovilidad. La imagen nos pide estar alerta y activar notificaciones. No dejar ninguna imagen sin ser vista. Al igual que en El Juego de Galactic Pot-Healer, estamos siempre demasiado atentas a responder. Con una variación, el juego que plantea hoy internet en las llamadas redes sociales desdibuja el tiempo del trabajo y el tiempo del ocio, lo diurno y lo nocturno. La contra escritura de Alejandra Castillo tensiona el ethos universitario desde una potencia reticular, compuesta de artefactos, tecnología, stasis, corpo-política, cuerpo y archivo feminista. En su opinión, para que la universidad se transforme hay que cambiar también los modos en que definimos la política y sus economías monetarias y libidinales. “Tal transformación necesita que habitemos el espacio público creando contrainstitucionalidad que permita imaginar y poner en práctica un orden en común que desplace colonialismos, clasismos, racismos y sexismos”.

En Imagen, stasis (Coedición UFRO-Quilmes, 2024), Alejandra Castillo nos señala que “La política narra y delimita un cuerpo. Cada narración visibiliza y oculta. No creo estar equivocada [dice la autora] al definir la política como un régimen lumínico, ocularcéntrico. En tal sentido, las filosofías políticas de la visibilidad, cuya intención primera parece satisfacerse en hacer visibles —dar visibilidad— a los que no tienen parte, no serían más que una variación de las historiografías sociales que llamaban a dar voz a los sin voz”. Ambas posiciones resultan igualmente limitadas y fallidas, debido a la fuerte pretensión de presencia e identidad que parecen suponer.

Por fin, una “escritura feminista”, que es pensada como un “archivo” (imagen, letra y tecnología), y que no concibe la escritura feminista como una acción solitaria, sino como la narración de una época en lo que visibiliza y en lo que oculta.

La actividad tendrá lugar en el marco de la cátedra Nelly Richard el miércoles 17 de abril (11.00 Chi) en el área de circulación, Biblioteca Central de la Universidad de la Frontera. Luego de la presentación de Alejandra, el libro será comentado por la Dra. Begonya Sáez Tajafuerce, filósofa. Universidad Autónoma de Barcelona. También interviene el Director del Doctorado, Dr. Carlos del Valle Rojas. Universidad de la Frontera. Modera la actividad el Doctorante en Comunicación, Paul Munguía. Académico de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Perú.

NOTICIA

Dra.(C) Paola González Lidera Proyecto DIUFRO De Creación Artística Y Obtiene Residencia Tecnocreativa CRTIC

Por: Valentina Bobadilla
  • 02 de abril 2024

La tesista del Doctorado en comunicación, diseñadora audiovisual y encargada de NúcleoTV, Paola González, se adjudicó el proyecto DIUFRO IAR23-0009 que implica el trabajo y desarrollo de un proceso creativo para el diseño de personajes basados en imágenes de Temuco antiguo en la década de 1930.

Además, la doctorante obtuvo una residencia tecnocreativa por parte del Centro para la Revolución Tecnológica en Industrias Creativas (CRTIC), financiada por CORFO. Esta residencia se llevará a cabo en los laboratorios del CRTIC en el campus UFRO Pucón durante un mes.

Ambos proyectos se complementarán entre sí y contribuirán al desarrollo de la investigación doctoral de González, titulada “Reconstrucción Digital del Temuco Antiguo: Un Enfoque Hipemedial para el Rescate Patrimonial e Histórico de la Plaza Aníbal Pinto entre 1930 y 1950”.

Reconstruyendo Temuco Antiguo

Desde la Dirección de Investigación de la Universidad de La Frontera invitó a creadores y creadoras de su comunidad científica a participar de una convocatoria para proyectos de investigación en artes y creación artística, esto con el fin de integrar la creación en los proyectos de investigación. Entre los ganadores, la Dra.(c) Paola González realizará el diseño de personajes 3D para ser utilizados en un mundo virtual que tiene que ver con la reconstrucción de Temuco antiguo.

Respecto a creación artística, la diseñadora destaca el proceso creativo del diseño de personajes, ya que la metodología a utilizar también se usa para el diseño de animación. El proceso abarca un trabajo metodológico creativo que implica 4 pasos; Investigación y Conceptualización, Concept Art y Model Sheet, Modelado 3D, Uvs y texturizado. Es decir, en el desarrollo de todo el proyecto, se trabajará desde el diseño 2d (Ilustración y narrativa) hasta formular un turnaround (Visualización en 360°) de cada personaje. En resumen, el proyecto implica el trabajo desde el boceto en papel, hasta la creación del personaje en T pose en 3D para su visualización estática en Unreal Engine.

“Este es un proyecto pionero porque no se ha hecho algo similar en la ciudad, básicamente se toma la referencia de personas, desde fotografías antiguas, para crear personajes que se van a enfocar en dinámicas sociales que ocurrían en torno a la plaza Aníbal Pinto en la década de 1930 y que actualmente no existen”, señaló González.

Residencia tecnocreativa CRTIC

En esta residencia, González llevará a cabo una parte de su investigación doctoral, centrada en la captura de movimientos (Motion capture) con el sistema ROKOKO, para recrear las dinámicas sociales de la década de 1930. Estas animaciones no existen en ningún registro ni base de datos, por lo que este proceso es pionero e innovador y servirá para explorar y analizar la historia desde nuevas perspectivas.

El proceso de captura de movimiento, consiste en el uso de un traje especial con sensores que detectan los movimientos de forma natural. Este traje será utilizado por una persona que realizará distintas acciones de acuerdo a las dinámicas sociales analizadas previamente. Las animaciones son procesadas por el software de Rokoko y los datos pueden ser utilizados por cualquier programa de animación 3D, en este caso particular, serán utilizados en Unreal Engine.

El resultado será una animación realista y orgánica la cual será aplicada a los personajes diseñados en el proyecto DIUFRO. “No existen registros audiovisuales de las dinámicas sociales de esa época, por lo tanto, este proceso es una recreación y exploración basado en imágenes antiguas. Es un proceso de creación pionero que demuestra una novedosa apuesta de trabajo dentro de la Universidad” enfatizó la Dra.(c) Paola González.


Carlos Ossa. Capitalismo cognitivo. Imágenes y comunicación. Doctorado en Comunicación (Abril, 2024).

Por: Mauro Salazar
  • 27 de marzo 2024

Carlos Ossa Swears, es Doctor en Filosofía, Estética y Teoría del Arte. Actualmente, es Director de Investigación de la Facultad de Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile. En sus trayectos ha desarrollado publicaciones fronterizas como “La desaparición del Narrador”, en Revista de Crítica Cultural, Santiago, 1997, “La Pantalla Delirante” (Comps. LOM, 1999), “La Profecía Vulgar” (CLACSO, Buenos Aires, 2001) y “Santiago Imaginado”, en coautoría con Nelly Richard (edición de Armando Silva. Bogotá 2004).

El régimen de palabras de Ossa, por momentos caleidoscópico, goza de una extenuante contemporaneidad en un enjambre de saberes que no responden a una sola progresión argumental. Publicaciones tales como, “Saberes académicos y Modernización (2004)”; “La Semejanza Perdida (2009)”; “El Ojo Mecánico (2014)”; “El Ego Explotado (2016)”; Didácticas del Acontecimiento (2020).

Conjuntamente con su última publicación, La Quimera Electrónica (Ediciones UFRO, 2024), cuyo lanzamiento será en UFRO, le cabe inaugurar presencialmente el año académico del Doctorado en Comunicación -última semana de Abril (2024)-. Conviene subrayar, entre otras materias, cómo la actualidad visual es administrada desde lo efímero y por “paquetes visuales” (disolventes) que reducen la imágen al campo de la ilustración funcional -contingencial- y no a la producción de sentidos. La creciente aceleración en el consumo de imágenes instituye efectos de verdad y posibilita un deseo de orden contrario a los esfuerzos por mayor pluralidad, formas de vida y ciudadanías observantes.

Contra la imaginería neoliberal, el autor ha ocupado un lugar incidental en el panorama crítico, develando la orfandad hermenéutica de una modernización narcotizada en indicadores y certificaciones policiales. Su trabajo ha oscilado entre un ethos y un pathos, distopía fértil, desde donde cultiva una lengua discrepante en el campo de la cultura, la comunicación, las imágenes, la biopolítica de los cuerpos y las artes visuales. Su modulaciones disruptivas han quedado plasmadas en emplazar activamente las ingenierías del lenguaje, las economías del conocimiento -managerial- y el anonimato de la ciudad neoliberal. Todo en el marco de una modernización que ha confiscado la subjetividad y ha erosionado el orden de la vida cotidiana.

Hiatos, trizaduras, despistes, disrupciones, ambages y disyunciones son parte de una imagen de pensamiento -escena y no vanguardia- que ha emplazado radicalmente la “gubernamentalidad escópica”. Sus intervenciones, de extrema inventividad, empapadas de polemos y potencia imaginal, suelen interrumpir el consenso de las imágenes. Una traza crítica que activa zozobras y que, desde su musicalidad irreverencial, desestabiliza corporativismos cognitivos, arribismos mediáticos y descifra las métricas del capitalismo académico. Por fin, entre los múltiples regímenes de la mirada, el autor ha descifrado las “plusvalías cognitivas” de la indexación, las soberanías informacionales y las estandarizaciones centradas en políticas culturales del post-fordismo. La transformación de la universidad -remitida a la bancarización de papers sin destino- agravan la privatización del conocimiento, con el afán de gestionar la incapacidad humana por el asombro.

Por fin, para Ossa el trabajo del lenguaje y de la estética comprende una economía alternativa y tiene que fundarse en otra teoría del presente que trascienda el silencio normalizador de los índices.

Luego de presentar su nuevo libro, La Quimera Electrónica (Ediciones UFRO, 2024), y en el marco del Doctorado en comunicación, el Dr. Carlos Ossa será el expositor central del año académico.

Adjuntamos.
Imagen y Representación.
https://www.revistahiedra.cl/hiedratv/carlos-ossa-y-catalina-donoso-en-pdc-imagen-y-representacion/

Nelly Richard. Presentación de “Tiempos y modos. Política, crítica y estética (Paidós, 2024)”. Intervención en el Doctorado en Comunicación. Julio de 2024.

Por: Mauro Salazar

  • 26 de marzo 2024

Nelly Richard por Paz Errázuriz

En “Tiempos y modos. Política, crítica y estética (Paidós, 2024)”, Nelly Richard (Sorbonne, París III) recoge textos que fueron escritos entre enero 2020 y noviembre 2023 sobre la emergencia de sucesos y procesos de especial relevancia social y política en Chile: la revuelta de octubre 2019; el Plebiscito Nacional 2020; el proceso de la Convención Constituyente y el triunfo del Rechazo en septiembre 2022; la conmemoración de los 50 años del golpe de Estado en septiembre 2023. La precipitación de estos sucesos y procesos muy complejos en su formación y devenir, arma el corpus sobresaltado, en el que intervienen los textos de este libro que se ubican bajo el signo de la crítica cultural: signos, operaciones y tramas. El plural de los “tiempos” (momentos y eventos) y de los “modos” (configuraciones de habla), subraya las distintas situaciones y posiciones que se combinan irregularmente en estos ensayos sobre alteraciones políticas, disensos críticos y búsquedas estéticas. Estos enunciados, y otros, serán expuestos en el marco del Doctorado en Comunicación (Universidad de la Frontera).

Lejos del pesimismo, o de algún a priori, cabe agregar un par de apostillas sobre las heridas de nuestro cuerpo político en una temporalidad marcada por la devastación del campo político. Apostillas que se deslizan sobre una irrebasable trama político-escritural (pléyade de voces) que la ensayista no necesariamente compartirá, pero que devela -o querría hacerlo- el lugar de una inminencia. Un descalce escritural que ha sabido esperar, discernir y evaluar los desbandes del caso chileno y los soportes propagandísticos del movimiento derogador (2019). Contra la obsesiva escritura de las redes sociales, y sin abjurar de su “intimidad crítica”, Richard se podría relacionar suspensivamente con los tiempos políticos (Revuelta, Plebiscito, Convención Constituyente y Rechazo) desde lo plural-discordante. En medio de una “necesidad de distancia” (reflexiva distancia) avanza en “relaciones de visitación” que forcejean con la “primavera destituyente”, relevando sus aspectos intersticiales, como así mismo, sus momentos paroxísticos y sublimaciones, intentando afirmar una posición en una zona abismante para el campo de las izquierdas.

En su condición de ensayista, su fuerza escritural se debe a una exigencia de las paradojas entre texto e imágenes. Lejos de toda sutura, no ha cedido a las seducciones fantasmagóricas o los discursos napoleónicos, ofertando “regímenes de expresión” (“tintes de inteligencia”), ante la homogeneidad de los saberes profesionalizantes que han abjurado de todo acontecimiento. En una vocación de descalces -sin militancias- cultiva la variación salvaje, el fragmento, los márgenes, el intervalo, la pausa, lo minoritario e impugna la canonización de mapas y “códigos mainstream”, sin desatender los modos de producción del presente. Ritmo, goce y transgresión de cuerpos disidentes que deben lidiar con un realismo reflexivo, o bien, atravesar algún “esencialismo estratégico”. Tras la guerra de posiciones no es posible representar la totalidad del sentido, salvo una impugnación a la petrificación de la mirada que cancela toda trama biográfico-erótica. La crítica es una forma de intervención en la realidad y la ensayista se ha mantenido observante de la monumentalidad heróica que migró en la revuelta (destituyentes declarativos, activos y seculares), pero también ha subrayado un campo de rupturas semánticas con el sociologicismo del malaise. En ningún caso se puede arriesgar -ni antes, ni ahora- una ética adaptativa del justo medio -neutralidad- para anudar una posible hermenéutica política. Nelly Richard ha cultivado una escritura que persevera en un horizonte libidinal contra la máquina productora de “individuos normados”. Potencia escritural compuesta de gestos, roturas, enlaces y discontinuidades.

Al igual que Ernesto Laclau, Leonor Arfuch, Chantal Mouffe y Benjamin Arditi, por solo citar una tradición de pensamiento, entiende que “lo político” es una “confrontación continua”, de allí sus diferencias infranqueables con los formatos de la democracia liberal y los contratos modernizantes. La prosa richardiana, en sus intersecciones de sentido con el proceso político chileno, es un hito poco usual, porque es muy difícil entender las relaciones entre arte y política, memoria, feminismo y cultura, sin padecer creativamente al movimiento rítmico de sus taxonomías nómades. Por fin, contra toda adolescencia cultural, la ensayista nos ha recordado que decir “todo es fuga”, no implica postular “una huida -un éxodo- fuera de los campos de poder”, sino abonar porosidad y atajos cognitivos a las complacencias con la revuelta chilena (2019). Aquel Deleuze de la “experimentación activa”, puede ser una imago de pensamiento que permite entender la vibración textual que su obra ha puesto en circulación.

La Cátedra que lleva su nombre, “Mediaciones comunicacionales. Cultura, crítica y subjetividad” -a cargo de la filósofa Alejandra Castillo- fue instruida por el Doctorado en Comunicación el año 2021, e inscribe una duda pregnante -puntos suspensivos- sobre la funcionalidad comunicativa y el orden socio-informacional de los consensos. Un litigio con los afanes de traducibilidad discursiva. Cabe admitirlo, es necesario leer y emplazar las “zone de dissidence” que “compromete” la espera de un libro, “Tiempos y modos. Política, crítica y estética (Paidós, 2024)”.